Este blog patrullerasargentinas.blogspot.com pretende compilar, en un solo lugar, toda la información que se refiera a la actividad presente, pasada y futura de las lanchas patrulleras, guardacostas y unidades menores de la Armada República Argentina (ARA) y de la Prefectura Naval Argentina (PNA)

martes, 27 de agosto de 2013

INFORME ESPECIAL
El incidente entre el buque oceanográfico británico RRS “Shackleton” y el destructor 
ARA “Almirante Storni” (1976)

Por Mariano Agostini, editor del blog

A modo de introducción

Desde que en 1833 Gran Bretaña arrebatara por la fuerza a nuestro país las Islas Malvinas, distintos gobiernos argentinos, de diverso tinte ideológico, efectuaron protestas y reclamaciones sin obtener resultados favorables hasta que, en diciembre de 1965, se obtiene un valioso triunfo diplomático al ser aprobada la Resolución 2065 (XX) de la ONU, que reconoce una disputa de soberanía en torno al archipiélago, instando a ambos países a iniciar negociaciones para dirimir la cuestión, salvaguardando los "intereses" de los habitantes. Aunque a partir de enero de 1966 comienzan las rondas de negociaciones entre las delegaciones de Gran Bretaña y Argentina, la presión de la prensa, la intervención de lobbys (la Falkland Islands Company mayormente) y cuestiones de política interna británica hicieron que no prosperasen. Los pocos avances logrados con los laboristas británicos quedaron eclipsados al llegar el Partido Conservador al poder. 

Para poder flexibilizar la posición británica, Argentina optó por una nueva estrategia que dejaba congelada la cuestión soberanía, a fin de establecer un acuerdo sobre comunicaciones que permitiera establecer un vínculo de confianza y diálogo con los isleños "kelpers" (1) con proyección al futuro. Es así que en julio de 1971 tiene lugar la “Declaración Conjunta de Buenos Aires” que fija los lineamientos del acuerdo: Argentina se compromete a establecer comunicaciones aéreas y marítimas con las islas, brindar asistencia sanitaria y educativa para los isleños, proveer combustible a precio diferencial, proporcionar servicios postales, telefónicos y telegráficos, construir una pista de aterrizaje para aeronaves comerciales en las cercanías de Puerto Stanley. Por supuesto la iniciativa beneficia a los isleños y no significaba gasto alguno ni concesión de parte británica por lo que no hubo reparos para la su firma e implementación. Sin embargo cuando en los años posteriores se intentó poner sobre el tapete nuevamente la cuestión  sobre la soberanía el Gobierno británico se mostró dubitativo y trató de dilatar todo tipo de negociación. A principios de junio de 1974 sin embargo Gran Bretaña presentó al Gobierno argentino (presidido en ese entonces por Juan Domingo Perón) una propuesta de administración compartida de las islas a través de un “non-paper” (documento no oficial) para poner punto final a la disputa sobre la soberanía, pero la misma se diluyó con el repentino fallecimiento del presidente argentino el 1º de julio de 1974, y la pérdida de interlocutores válidos y confiables para los británicos.

En 1975 hace su aparición con fuerza un nuevo factor de interés para los británicos, el potencial recurso petrolero de las islas y sus aguas adyacentes, surgido de un informe, conocido como “Informe Griffiths”, presentado por un equipo de investigadores de la Universidad de Birmingham por encargo del Gobierno británico. Haciéndose eco de estas novedades el Gobierno argentino advierte el no reconocimiento de la explotación de recursos naturales sobre un territorio que considera propio.

La “Misión Shackleton” nuevo foco de conflicto

Las autoridades británicas desoyendo las protestas argentinas confirman el envío a las islas de una misión de relevamiento de información sobre la potencialidad económica para el desarrollo del territorio colonial encabezada por Lord Shackleton (hijo del famoso explorador antártico Sir Ernest Shackleton (2)), a la sazón vicepresidente de la FIC, y como tal principal interesado en el mantenimiento del status quo.

>> Lord Edward Shackleton, quien encabezara la misión de relevamiento del potencial económico de las islas en 1976.

Lord Edward Shackleton arribó a Puerto Stanley a bordo del buque polar de la Royal Navy HMS “Endurance” el 3 de enero de 1976, fecha desde todo punto de vista políticamente incorrecta y que a los ojos argentinos fue interpretó como una provocación gratuita, dado que se conmemoraba el 143º aniversario de la ocupación británica de las islas tras expulsar por la fuerza a las autoridades argentinas. La protesta argentina llegó ante la OEA que se pronunció en contra de la misión británica por “innovar unilateralmente” obstaculizando las negociaciones bilaterales y a favor de la soberanía argentina sobre las islas. La respuesta británica fue el rechazo de este pronunciamiento regional ante la Comisión de Descolonización de las Naciones Unidas y la continuidad de los trabajos de la llamada “Misión Shackleton” en el archipiélago. 

El incidente. 04 de febrero de 1976

El 4 de febrero de 1976 el buque oceanográfico de investigación británico RRS Shackleton (3) (4) navegaba a unas 78 millas náuticas al sur de Puerto Stanley, capital de las Islas Malvinas, realizando relevamientos en las aguas circundantes como parte de las actividades encomendadas a la “Misión Shakleton”, cuando fue interceptado por el destructor ARA “Almirante Storni” (D-24) de la Armada Argentina (5)

>> El buque de investigación RSS "Shackleton" en una foto de época
(Fuente: stampboars.com) 

>> El ARA "Almirante Storni" (D-24) fotografiado desde el periscopio de un submarino durante un ejercicio naval en los '70 (Fuente: foro zonamilitar.com.ar / forista "koinorr") 

El Comandante de la nave argentina, Capitán de Fragata Ramón A. Arosa, se comunica por radio con su par británico ordenándole la detención de máquinas del RRS Shackleton para proceder a su abordaje y registro, esgrimiendo los derechos que le concedía el haber sorprendido al buque de investigación dentro de las 200 millas náuticas de jurisdicción argentina contadas desde las islas.

>> Ramón Arosa en una foto de los '80, con el grado de Vicealmirante y ejerciendo como Comandante en Jefe de la Armada Argentina.

El contrariado Comandante británico, previendo que un accionar equivocado de su parte podía generar un incidente diplomático no deseado, pidió entonces instrucciones por radio al Gobernador británico en Malvinas, Neville French. Éste le ordenó en tono firme ignorar las órdenes impartidas desde el destructor argentino y proseguir su curso de navegación rumbo a la capital malvinense. Al ver que el “Shackleton” no paró sus motores haciendo caso omiso a la orden de detención, el CF Arosa ordenó el –siguiendo el procedimiento de acción para estos casos- realizar disparos de advertencia frente a la proa del buque británico para hacerlo desistir de su actitud desafiante. Al mismo tiempo, desde el aire, un avión de exploración SP-2H "Neptune” de la Aviación Naval contempló el accionar del “Storni” haciendo un sobrevuelo sobre los buques.

A pesar de que el RRS “Shackleton” prosiguó su curso en clara rebeldía, no se volvieron a efectuar disparos de artillería desde el ARA “Almirante Storni”. Sin embargo se inició una persecución que recién finalizó a tan solo 6 millas náuticas (apróximadamente unos 11 kilómetros) de Puerto Stanley. En ese punto el destructor argentino cambió su rumbo poniendo nuevamente rumbo al continente.

El hecho de no haber realizado fuego directo ante la desobediencia del RRS “Shackleton” ni ingresar a la rada de Puerto Stanley muestra a las claras que la intención era no llevar el incidente a mayores, pero sí dar una muestra de determinación y firmeza, en el sentido que la República Argentina no se quedaría de brazos cruzados viendo como Gran Bretaña explotaba los recursos naturales en el área de Malvinas. Se habría nuevamente un clima de tensión bilateral por el tema soberanía que sería la constante de los años por venir.

Las repercusiones

Las protestas y acusaciones de las partes no tardaron en hacerse oir. Mientras los británicos presentaban su queja formal ante Cancillería y el Consejo de Seguridad de la ONU, los argentinos acusaron al Reino Unido de violar la jurisdicción marítima nacional e incumplir el acuerdo de "no innovar” sin acuerdo de partes en lo que respectaba a las islas.

El Gobierno británico busco victimizarse presentando el caso como una peligrosa agresión de un buque militar argentino sobre un pacífico buque en misión de de relevamiento científico, omitiendo cualquier mención a la unilateralidad de su accionar inconsulto pese a los acuerdos establecidos.

A pesar de que el grado de conflictividad fue menguando con el correr de los días, quedó demostrado que había dos posiciones claramente encontradas y difíciles de acercar para lograr un clima de paz duradero en la región. Se colaba además en el discurso británico la tan problemática cuestión de “respetar los deseos de los isleños” en contraposición con la postura argentina (avalada en la resolución de la ONU) de “velar por los intereses” de los mismos, cuestión que años más tarde iba a ser crucial para impedir todo tipo de entendimiento en las negociaciones.

(1) Kelper: gentilicio con el que los británicos denominaban a los habitantes de las Islas Malvinas, originado en las algas marinas "kelp" que suelen encontrarse en las costas del archipiélago. Actualmente en desuso, los isleños prefieren hacerse llamar "falklanders" (por habitante de las Falkland Islands
(2) Sir Ernest Shackleton: famoso explorador antártico irlandés (1874-1922) que participó de las renombradas Expediciones “Discovery”, “Nimrod” e “Imperial Trasatlántica” realizadas en el Continente blanco a principios del siglo pasado. Fue nombrado Sir y considerado un héroe entre sus compatriotras de las islas británicas por sus hazañas y proezas para enfrentar contratiempos e inconvenientes durante sus exploraciones en la Antártida.  
(3) RRS: Royal Research Ship, Buque Real de Investigación
(4) RRS “Shakcleton”: buque de investigación científica británico al servicio del British Antarctic Survey (BAS) que sirvió en la Antártida y el Atlántico Sur entre 1955 y 1992.
(5) ARA “Almirante Storni”: destructor Clase Fletcher al servicio de la Armada Argentina entre 1971 y 1981, ex USS “Cowell” (DD547) de la US Navy.


Fuentes:
argentina-rree.com
tiempo.infonews.com
academia.edu
histarmar.com.ar
Otras varias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada