Este blog patrullerasargentinas.blogspot.com pretende compilar, en un solo lugar, toda la información que se refiera a la actividad presente, pasada y futura de las lanchas patrulleras, guardacostas y unidades menores de la Armada República Argentina (ARA) y de la Prefectura Naval Argentina (PNA)

miércoles, 23 de marzo de 2011

Submarinos argentinos en acción II: El ARA Santa Fe (S-21) y el ARA Santiago del Estero (S-22) durante la crisis con Chile en 1978

A principios de Mayo de 1977 la reina Isabel II de Inglaterra, falla en laudo arbitral la soberanía de Chile sobre las Islas Picton, Lennox y Nueva más islotes adyacentes, que estaban en disputa con Argentina (ver mapa 1). La Junta Militar Argentina rechaza la decisión arbitral y comienza un conflicto diplomático con Chile, que hace preveer el desenlace inminente de un conflicto bélico. Ambos países se preparan para la guerra, y empiezan febriles adiestramientos sobre todo en las Armadas debido a las características geográficas de la zona en disputa. Las FF.AA. de Argentina planean para fines de 1978 el “Operativo Soberanía” con el objeto de invadir Chile por varios pasos y desembarcar en las islas del Canal de Beagle en efectiva posesión chilena. Un gran temporal que atrasa los planes de invasión argentinos, y la mediación del papa Juan Pablo II el 22 de diciembre de 1978, evitan finalmente que el clima hostil que se vive derive en una guerra Argentino-Chilena de resultado incierto y consecuencias imprevisibles.

Mapa 1. Dentro del círculo azul las disputadas islas Picton, Lennox y Nueva. El reclamo argentino pasaba por la soberanía sobre las mismas y porque el límite marítimo entre Argentina y Chile se situara entre estas islas y la chilena Navarino.

Como parte del plan de operaciones el 8 de diciembre de 1978 zarpan de la Base Naval de Puerto Belgrano (BNPB) con rumbo al teatro de operaciones los cuatro (4) submarinos de los que disponía en ese entonces la Armada Argentina, los veteranos GUPPY: ARA Santa Fe (S-21) y ARA Santiago del Estero (S-22) y los más modernos IKL-209 de origen alemán: ARA Salta (S-31) y ARA San Luis (S-32).

Del otro lado de la cordillera, en el Pacífico Sur, la Marina Chilena hacía también sus preparativos. Su fuerza de submarinos que “en los papeles” equilibraba a la de su oponente argentino, estaba en franca desventaja. Constaba de cuatro (4) unidades: dos (2) sumergibles de la clase Balao (sin la modernización GUPPY de los argentinos, sólo con la vela rediseñada con fibra de vidrio) y dos (2) modernos submarinos clase Oberon de origen británico.

Foto 1. Los tres submarinos chilenos en servicio activo en 1978. Los modernos Oberon de origen britanico "Hyatt" y "O'Brien" con el característico domo de proa, y el antigüo sumergible clase Balao de origen norteamericano, "Simpson". Obsérvese como curiosidad en este último, que a popa de la vela, todavía subsiste el montaje de cañon de 127mm (Fuente: nuestromar.org)

Los Balao eran el ARCH Thomson (SS-20), -ex USS Spot SS-413- y el ARCH Simpson (SS-21) –ex USS Springer SS-414-, los nuevos Oberon (incorporados en 1977) el ARCH O’Brien (SS-22) y el ARCH Hyatt (SS-23). Pero la paridad no sería tal, ya que en diciembre de 1978, para la época de mayor tensión con Argentina, porque sólo el "Simpson" estaba operativo. El "Thomson" estaba en “reserva activa” (todo un eufemismo ya que no estaba en condiciones de operar), el "O’Brien" estaba en dique seco por mantenimiento y el "Hyatt" con un motor averiado estaba varado en Talcahuano. "Uno contra todos", al Simpson le tocó una difícil misión en caso de no haber solución diplomática conflicto, atacar a la flota de desembarco argentina tratando de causar el mayor daño posible, y con suerte sobrevivir para contarlo.

El ARA Santa Fe (S-21) en acción

El comandante del "Santa Fe", Capitán de Fragata Alberto Manfrino, recibió la orden, al igual que los comandantes de los otros submarinos argentinos, de disparar sus torpedos sólo en caso de ser atacado en forma previa por la Marina de Guerra de Chile, y se dirigió a su zona de patrulla de guerra en la Bahía Cook, ubicada entre las islas chilenas Hoste, Gordon y Londonderry (ver mapa 2), al noroeste del Cabo de Hornos. Su importancia estratégica estaba dada por ser el acceso natural al Canal de Beagle desde el Oeste y el paso obligado de la Escuadra Chilena en caso de dirigirse al Cabo de Hornos con destino final el Océano Atlántico.

Mapa 2. Los círculos rojos señalan las zonas de patrulla de los GUPPY argentinos: la Bahía Cook asignada al ARA Santa Fe y el sudoeste de la misma encomendada al ARA Santiago del Estero.

La elección de su zona de patrulla pareció plenamente justificada, cuando a mediados de diciembre, detectó con su sonar rumores hidrofónicos de buques de guerra, que llegaron a superar la docena. Sin dudas se trataba de la flota chilena haciéndose a la mar, por lo que en el "Santa Fe" sonó el zafarrancho de combate, cada tripulante ocupó su posición y se iniciaron los preparativos en la sala de lanzamiento de torpedos. El comandante y su tripulación, cumpliendo con las órdenes de “no atacar si no se era atacado primero”, permanecieron en absoluto silencio mientras las naves chilenas pasaban sobre su submarino sin detectarlo (aparentemente la flota chilena navegaba sin sonares de detección activos para evitar la detección temprana a distancia por naves argentinas, pero no contaron con la presencia submarina enemiga tan cercana y peligrosa)

Foto 2. La escuadra naval chilena avanza con sus buques camuflados y en formación. Tal vez una imagen similar apareció en la mente del sonarista del ARA Santa Fe al detectar los contactos de sonar (Fuente: nuestromar.org)

Una vez pasados los momentos de tensión y alejada la flota chilena, el Comandante fijó un nuevo rumbo hasta un punto más seguro para transmitir mediante claves de comunicación las novedades de la patrulla a sus superiores.

Foto 3. El ARA Santa Fe (S-21) en inmersión deja asomar sobre la superficie del mar sus mástiles. De izquierda a derecha: 1º periscopio y carenado de antena RWR AT-222, 2º periscopio, mástil de comunicaciones VLF, AN/BLR-1, snorkel con luz de navegación y antenas AS-1198 y AS-1287 (Fuente: www.harpoondatabase.com)

Con la misión cumplida, recibió órdenes de dirigirse a la Isla de los Estados, donde se debía encontrarse con su improvisado buque nodriza, el pesquero “Arancena”, requisado por la Armada Argentina, que en ese momento ya abastecía al submarino ARA San Luis.

La campaña del ARA Santa Fe durante la crisis duró 33 días (del 8/12/1978 al 10/01/1979) durante los cuales navegó 3955 millas náuticas (unos 7324km). Cuatro años más tarde, en 1982, el "Santa Fe" participaría activamente en la campaña de Malvinas.

El ARA Santiago del Estero (S-22) en acción

La zona de patrulla asignada al “Santiago de Estero” se encontraba al sudeste de Bahía Cook, en las cercanías de las aguas del Cabo de Hornos, al sur de donde hacía su patrulla el “Santa Fe”. En estas aguas difíciles y tempestuosas no fue fácil la navegación de estos venerables submarinos, pero la estoicidad y profesionalidad de la tripulación hizo que todo se desarrollara de acuerdo a lo planeado.

Foto 4. El ARA Santiago del Estero en la Base Naval Mar del Plata (BNMP).(Fuente: www.wikipedia.org)

Un día durante su patrulla de guerra el sonar del "Santiago del Estero" detectó la presencia de un buque, probablemente enemigo. A fin de proceder a su identificación, el Comandante, Capitán de Fragata Carlos Sala, ordena emerger a profundidad de periscopio. Ante sus ojos aparece la silueta de un submarino navegando en superficie al que inmediatamente reconoce como uno de los “Balao” de la Armada Chilena. La tripulación toma sus puestos de combate y alista los torpedos MK-37 antisubmarinos en sus tubos de proa. Como el sumergible chileno no asume ninguna actitud hostil o de evasión e inmersión (datos que dan cuenta que no había advertido la presencia del Santiago del Estero), el Comandante decide seguir con la cautelosa observación y hasta logra obtener una foto del “Simpson” antes de alejarse discretamente de la zona.

Foto 5. Esta imagen correspondería a la fotografía obtenida a través del periscopio por el ARA Santiago del Estero, del ARCH Simpson navegando en superficie para recargar baterías. Nótese que si bien se observa el pequeño domo del sonar WFA a mitad de proa característico de los Balao chilenos, no se observa a popa de la vela el cañón de 127mm, que podría haber sido removido para esa campaña (Fuente: nuestromar.org)

La navegación en superficie del sumergible chileno se explica por su antigüedad, ya que al no disponer de snorkel, estaba obligado a emerger para poder recargar sus baterías. El Capitán de Navío Rubén Scheihing, Comandante del sumergible chileno “Simpson” durante esos días, niega de todas formas que haya existido algún contacto con submarinos argentinos, en los casi 70 de patrulla, pese a que la prueba de la foto lo desmentiría.

Luego de comunicar las novedades a su Comando el Capitán de Fragata Carlos Sala recibe órdenes de replegarse a la Isla de los Estados. En su patrulla de guerra, el ARA Santiago del Estero, navegó 4012 millas náuticas (7430 km) a lo largo de 36 agotadoras jornadas (del 8/12/1978 al 13/01/1979).

A modo de conclusión

Si bien no llegaron a entrar en combate, tanto los veteranos submarinos argentinos como sus adiestradas tripulaciones, supieron estar a la altura de las circunstancias y cumplir con las misiones encomendadas por la superioridad. En condiciones meteorológicas y de mar harto difíciles por la zonas de patrulla encomendadas, operando con medios ya algo anticuados, y en total aislamiento lograron hacer contacto con navíos de la Armada Chilena y permanecer a cubierto sin ser detectados.

Además sus Comandantes supieron interpretar las órdenes recibidas y fueron muy escrupulosos antes de tomar decisiones, no dejándose llevar por el nerviosismo ni la adrenalina que seguramente se siente al estar tan cerca de lanzar el primer torpedo en combate real, decisión que sin duda hubiera sido el puntapié inicial de un conflicto argentino-chileno.

La yapa: armamento de los submarinos involucrados

El sumergible chileno “Simpson”, según atestigua su Comandante en ese entonces, contaba sólo con antiguos torpedos MK-14 (antisuperficie, propulsión a turbina –por lo que dejaba la clásica estela delatora-, trayectoria rectilínea y detonación por contacto) y MK-27 (antisubmarinos, de autoguiado acústico y detonación por contacto). En algunas imágenes de época se ve al “Simpson” conservando un antiguo cañón de 127mm ubicado a popa de la vela, de nula utilidad en una guerra moderna, pero aparentemente podría haber sido removido para 1978.

Foto 6. Un torpedo MK-14 "DUMMY" utilizado por nuestra Armada para adiestramiento en maniobras, que se encuentra exhibido en el patio de armas del Museo de la Fuerza de Submarinos ubicado en Mar del Plata (Fuente: www.historiadelbuceo.com.ar)

Los submarinos argentinos “Santa Fe” y “Santiago del Estero” disponían también para ataques antisuperficie de los poco confiables MK-14 diseñados en la década del 30 y muy empleados en la 2da Guerra Mundial, pero como ventaja disponían de los torpedos antisubmarinos MK-37 filoguiados y de mayor confiabilidad desarrollados en los años ´50.


Relato basado en las siguientes notas periodísticas:

“La Fuerza de Submarinos de la Armada Argentina en la crisis de 1978”
Autor: Ricardo Burzaco / Revista DEYSEG Nro 43 / Argentina
(Publicado en la web por http://www.mgp-club.com)

“La Fuerza de Submarinos de la Armada de Chile en el conflicto de 1978”
Autor: Iván Martinic / Diario El Mercurio / Chile
(Publicado en la web por http://www.mgp-club.com)

Otras fuentes.

6 comentarios:

  1. Mariano, muy buen material. Te felicito. Excelente el blog.
    Participé en la movilización de 1978 integrando la fuerza ejército.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ricardo, me alegro que el material sea de tu agrado!

      Eliminar
  2. Mariano excelente material informativo, estuve en operaciones en la zona, durante varios meses en una unidad que no mencionas y que no es necesario que se conozca. Pero fundamental es la información que volcaste en el artículo, nuevamente te felicito.Nestor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Estoy armando algo sobre el despliegue de la Prefectura Naval Argentina en el TOA en 1978 (Servicio de Aviaición + Batallón Albatros). A estar atentos! Saludos.

      Eliminar
  3. Un informe magnifico,principalmente para aquellos que no estamos al tanto del movimiento de nuestras unidades.Te felicito

    ResponderEliminar
  4. HAY QUE ESTAR SIEMPRE PREPARADOS COMO EN ESA OPORTUNIDAD.
    NUNCA DEJEMOS DE VIGILAR A ESA GENTE

    ResponderEliminar